Taller de MOSAICOS

El taller de mosaicos consistirá en la realización de una imagen con las técnicas musivarias propias del Imperio romano. Se podrá realizar de diferentes maneras, ajustando la dificultad según el tipo de público. El taller consistirá en hacer un mosaico partiendo de una base previamente preparada con una imagen que guarde relación con las encontradas en el yacimiento (geométrica, abstracta o figurativa) para ir rellenando con los materiales adecuados. En el caso de realizar el taller con un público más experimentado, se podrá ejecutar la opción más compleja de mosaico, donde se aprenderá todo el proceso de construcción de estos elementos decorativos. Comenzarán por una base preparada con cantos más grandes y gruesos, que conforman el statumen o basamento de los pavimentos musivos. Continuarán el proceso de construcción del rudus y del nucleus, unas capas de cal, piedras pequeñas y cerámica molida para asentar el estrato anterior y posterior. Finalmente, tras añadir una capa de cal fina, se procederá a colocar la última capa de teselas pintadas (de mármol, piedra o arcilla) para construir el dibujo del mosaico escogido entre los ejemplos o de creación propia. Para fijar el proceso, se podrá aplicar una capa de cola transparente (o materiales dela época) para evitar que las capas y las teselas se rompan o se desplacen de su lugar correspondiente. Este taller podrá realizarse de manera más sencilla, para el público menos experimentado o para el sector infantil, ya que presenta menos dificultades teóricas y prácticas para construir un mosaico. Esta posibilidad consistirá en construir un elemento musivo mediante una base preparada con un dibujo previamente marcado, siguiendo los ejemplos hallados en el yacimiento, completando el proceso con una capa de mortero (cal, agua, cola o pegamento) y teselas de colores (mármol, piedra o arcilla), teniendo el mismo resultado que en el proceso anterior, con una ejecución más rápida, sencilla y de fácil comprensión.