Taller de Empleo Museo Español del TÍTERE II

La Fábrica de sueños reabre sus puertas

Se abren de nuevo las puertas del taller y el equipo de Dinamización hemos dado la bienvenida al Taller de Empleo Museo Español del Títere II de La Máquina Real, recibiéndoles con la explicación de la exposición “TÍTERE”, para que vayan conociendo la Historia del Teatro de Figuras en cada siglo.

Comenzando por los “Bavasteles” de mesa, de rodilla y de cuchara que surgen en el siglo XII, siguiendo con el “Retablo Mecánico”, sus autómatas y sus escenas religiosas y continuando con el “Teatro de Sombras”, también conocido como teatro de sombras chinescas desde época medieval hasta la actualidad. El retablo de “Maese Pedro”, obra dentro del Don Quijote de la Mancha, con títeres de guante y varilla y su mono adivinador que “sabe de las cosas pasadas y de las presentes mucho más”.

Tenemos también “El Belén”, un retablo muy grande del siglo XVII con diferentes alturas y raíles por donde mover los títeres de varilla y peana. Se utilizaba en fechas navideñas y no siempre era una historia religiosa, como el “Belén de Tirisiti” en Alcoy, que representa escenas cotidianas y la vida de la gente en el pueblo. Ya pasamos a los siglos XVII y XVIII con “La Máquina Real”, cuando el teatro comenzó a ser una actividad comercial y  surgieron los Corrales de Comedias, escenografía que da el nombre a nuestra Asociación. Entre los siglos XVIII y XIX el “Tutilimundi” unía los títeres planos con los novedosos avances del mundo de la óptica, iluminación y mecánica de la época, siendo un precedente del cinematógrafo.

Ya en el siglo XIX, el retablo de “Don Juan Tenorio” es una escenografía de grandes dimensiones con un puente en el que se colocan los titiriteros para manipular desde arriba los títeres de hilo. La escenografía de “Don Cristobal” es un teatrino o teatrillo donde aparecen diferentes títeres de guante, los más conocidos y utilizados hasta la actualidad. También se denominan títeres de cachiporra, os podéis imaginar el origen de este nombre… ya que los personajes suelen acabar a palos o cachiporrazos.

Después de presentar la exposición, han conocido su nuevo lugar de trabajo, donde podrán dar rienda suelta a su creatividad y su arte creando las nuevas escenografías para que sigamos conociendo la Historia del Teatro de Figuras en España.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *