BLOG

La Máquina Real

“En un lugar de La Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme”

La exposición “X siglos de teatro de figuras” se llevó a cabo con motivo de la celebración de la “XXVII Jornadas Cervantinas” de El Toboso, en el Museo Domus Artis.

La exposición tuvo buena acogida en el pueblo y todo el colegio de El Toboso fueron pasando por la sala para visitar la exposición y sorprenderse de la extensa historia que tienen los títeres españoles, desde la prehistoria hasta nuestros días, y la variedad de formas y figuras según la época y la cultura de donde se utilizaban, todo esto contado desde un toque ameno e incluso cómico. No nos olvidemos que todo es teatro y que eran espectáculos con el fin de enseñar o transmitir conocimientos y a la vez de divertir al público, como lo seguimos haciendo nosotros.

El propietario de la casa y comisario de la sala Domus Artis es José Alfonso, viajero incansable, que dedica su tiempo libre y esfuerzo de forma totalmente desinteresada, a enriquecer la oferta cultural de el Toboso. A ofrecer y a facilitar sus espacios para que otros artistas o asociaciones culturales como La Máquina Real, puedan llevar sus obras o exposiciones itinerantes como la nuestra o realizar las diferentes conferencias sobre arte y literatura.

Durante las jornadas cervantinas se realiza un desfile popular, donde todo el pueblo luce sus trajes diseñados y confeccionados por ellos mismo, también salen acompañados de gigantes y cabezudos, la banda de música. Este año se incorporó al desfile los títeres de La Máquina Real, nos ofrecieron participar ya que son títeres muy realistas y vestidos de época, encajaban perfectamente en el desfile, y así fue sin dudarlo ni un segundo y muy agradecidos encabezamos el desfile y participamos en todas las actividades.

Agradecimientos: para la alcaldesa del Toboso, Pilar Arinero Gómez, Adrián Torrero y a su familia, José Alfonso por su gran labor en la cultura y en poner a nuestra disposición su sala Domus Artis, al pueblo de El Toboso por invitarnos a participar en sus jornadas cervantinas y la buena acogida que dieron a La Máquina Real.